Hablar un idioma no te hace traductor

Por

7 Junio, 2012

E_Translating_Wikipedia

La mayoría de nosotros hemos aprendido un idioma extranjero en el colegio y hemos continuado durante nuestros años en la universidad. Viajamos y nos comunicamos con la gente local en el idioma local, o en un idioma común (normalmente inglés). Nos gusta, nos sentimos poderosos y orgullosos del tiempo que hemos pasado haciendo redacciones y ejercicios mientras nuestros amigos se divertían.

Con ese poder que nos ha dado saber un idioma, ayudamos a nuestros amigos a traducir sus páginas web, sus documentos o las cartas que envían a sus clientes. Lo hacemos rápido, y como un verano estuvimos trabajando de camarero en Londres, también traducimos al inglés. Pero entonces, nos quedamos patidifusos cuando alguien viene y nos dice: “No lo entiendo”.

¿Cómo puede ser? ¡Si yo hablo inglés!

Esto ocurre porque hablar un idioma no tiene nada que ver con ser traductor.

Es cierto, tienes que conocer el idioma extranjero, pero sobre todo tienes que conocer tu idioma materno (esto explica por qué no deberías traducir hacia un idioma extranjero, a menos que conozcas el idioma y la cultura realmente bien). Si hay algo que no entiendes, siempre lo puedes buscar en el diccionario, pero tienes que asegurarte de poder expresar el mensaje en tu lengua materna y cómo hacerlo para que suene como un original y no como una versión en otro idioma.

Comparado con lo que podemos ver en documentos realizados por “traductores” un verdadero traductor profesional no comete errores ortográficos. Un traductor sabe jugar con las palabras, usar las comillas adecuadas (no todos los idiomas usan comillas simples o dobles), cómo traducir frases hechas y cómo expresar algo de manera que no suene ofensivo en la cultura del país de destino.

Además, un traductor conoce el tema de que trata el texto, especialmente en el caso de traductores técnicos y especializados en localización. En localización de páginas web, los traductores saben lenguaje html y saben qué hacer con las etiquetas y el código que rodea al texto. Cuando se localizan cadenas de software, los traductores saben cómo acortarlas y seguir manteniendo una traducción gramaticalmente correcta y que mantiene el significado del texto original.

En muchos países, la carrera de Traducción e Interpretación es de cuatro años. En países en los que no existe una carrera específica, hay cursos de traducción y de lingüística que ayudan a obtener los conocimientos que después se ampliarán y dominarán a medida que adquieran experiencia y se especialicen en un campo determinado (traducción literaria, legal, localización, etc.). Por tanto, es justo que los traductores se merezcan tener este espacio en el negocio que a menudo ocupa gente que no tiene la formación ni las habilidades necesarias. Si llamas a un arquitecto para diseñar tu casa, ¿por qué no llamas a un traductor para traducir tus documentos?

Jensen Localization tiene equipos de traductores en plantilla y colaboradores externos con experiencia en diversos campos, desde localización de software a traducción médica o traducción jurada. Si deseas saber más acerca de nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o visita nuestra web, www.jensen-localization.com.

Yo con Brian Jensen, revisando traducciones.

Idiomas, Localización, Traducción

Deja un comentario