Conoce a nuestro equipo (IV). Jenny Bos, traductora

Por

18 Septiembre, 2014

JennyB

En esta entrevista, volvemos a nuestra oficina de Holanda, para conocer mejor a una de nuestras traductoras, Jenny Bos.

Jenny Bos¿Qué estudiaste, Jenny?

Estudié Literatura y cultura inglesa en la Universidad de Groningen, y me especialicé en Lingüística inglesa.

¿Cuántos idiomas hablas? ¿Cuáles son tus idiomas de trabajo?

Hablo unos cinco idiomas (algunos más que otros), pero principalmente traduzco de inglés a neerlandés. La norma general es traducir a tu lengua materna, ya que ese es el idioma en el que tienes más fluidez. El inglés es el idioma de la mayoría de textos que recibimos para traducir hacia neerlandés, así que por eso es mi combinación de trabajo principal.

¿Cuáles son tus principales tareas?

Principalmente hago traducciones, pero también me encargo de revisar traducciones hechas por otros profesionales. Además, también hago otras tareas, como revisión de memorias de traducción y aplicación de formato al texto.

¿Qué diferencias hay entre trabajar como traductor en plantilla y hacerlo como traductor autónomo?

Como traductora en plantilla digamos que no puedo “elegir” los trabajos que quiero hacer, básicamente debo hacer todas las tareas que las gestoras de proyectos preparan para mí. Quizás un traductor autónomo tiene más capacidad para elegir aquellos proyectos que le gustan más y aquellos que preferiría no hacer. Sin embargo, trabajar en plantilla me permite acceder a proyectos importantes que tienen mayor prioridad, ya que las mismas gestoras saben para qué proyectos puedo estar más capacitada. También saben dónde encontrarme si he metido la pata en alguna traducción 🙂.

¿Cuáles son, a tu juicio, las ventajas y los inconvenientes de trabar en el sector de la traducción?

Personalmente, creo que es una ventaja ser de las primeras en conocer un producto. Por ejemplo, he trabajado durante dos años en la traducción a neerlandés de un teléfono móvil (no puedo mencionar el nombre debido a los acuerdos de confidencialidad que Jensen Localization firma con sus clientes), y me encanta saber que soy de las primeras personas en el mundo que conoce las nuevas funciones de este teléfono. Por otro lado, uno de los mayores inconvenientes es que la gente no siempre entiende la importancia de una buena traducción, y no siempre entiende este trabajo como para valorarlo, o ni siquiera les gusta. También me preocupa la tendencia a usar cada vez más traducción automática para reemplazar el trabajo de los traductores. No estoy segura de que la traducción automática pueda tener la misma calidad que la traducción humana, es como si la gente no apreciara el trabajo y la importancia de la labor del traductor.

Como traductora, ¿notas cuando hay errores lingüísticos y de traducción fuera de tu entorno de trabajo?

Sí, sin duda. Me gusta ir al cine (en Holanda las películas son subtituladas) y enseguida me doy cuenta de los errores de traducción. Me odio un poco a mí misma por ello, porque no puedo simplemente sentarme y disfrutar de la película sin evitar distraerme por los errores o las traducciones raras. También me pasa cuando leo un libro. Una vez que veo que veo que ha sido traducido demasiado literalmente o si veo que la traducción es muy rara, me cuesta seguir leyéndolo.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? ¿Cuáles son tus hobbies?

Como he dicho, me gusta ir al cine; también veo muchas series de televisión (Juego de tronos, Breaking Bad, etc.) y me gusta escuchar música. También disfruto mucho de las actividades al aire libre, como montar en bicicleta o simplemente dar una vuelta para sentir el aire fresco.

¿Qué consejo darías a los traductores que acaban de terminar sus estudios?

Principalmente les diría que aprendieran todo lo que pudieran del propio negocio. Hice clases de traducción en la universidad, pero el trabajo en una agencia de traducción es muy distinto. No tardo días o semanas en traducir un libro o un simple texto, como hacíamos en clase, sino que trabajo en varias traducciones en un mismo día. Un día puedo trabajar en diversos campos, desde marketing hasta un manual técnico para un dispositivo médico o un texto legal.

¿Te gustaría trabajar como gestora de proyectos? ¿Cuáles serían las ventajas y los inconvenientes de este puesto?

De hecho, empecé mi carrera en el sector de la traducción en ese puesto, fui gestora de proyectos durante unos dos años. Pero me di cuenta de que no era lo que yo esperaba, y que disfrutaba mucho más traduciendo. Me gusta romperme los cuernos con un texto difícil y tratar de sacarlo adelante con una traducción fluida y bonita, mucho más que estar todo el día enterrada bajo correos de clientes y traductores.

¿Crees que la traducción automática llegará algún día a sustituir los servicios de Jensen Localization?

No creo que la traducción automática reemplace el trabajo realizado por los traductores; creo que siempre será necesario un traductor o revisor humano. Puede que la traducción automática sea buena para textos muy repetitivos y con frases muy parecidas, pero en otros casos, como los textos de marketing, siempre será necesaria una traducción humana que se adapte a las necesidades del cliente. Quiero seguir penando que la traducción humana siempre será la que dé mejor calidad.

Si no hubieras sido traductora, ¿qué habrías sido?

La verdad es que siempre he querido ser meteoróloga, trabajar con los datos meteorológicos y estudiar temas como el calentamiento global. Pero pensé que las matemáticas y la física iban a ser asignaturas demasiado difíciles y me acabé decantando por los estudios lingüísticos.

¿Cuáles son tus proyectos favoritos?

Lo que más me gusta son los textos que suponen algún reto. Hace tiempo hice una traducción sobre implantes dentales que requirió mucha investigación sobre los diferentes procedimientos que tienen lugar en la creación de un implante. Fue mucho trabajo y a veces me sentía un poco frustrada, pero también fue muy entretenido y enriquecedor. Además, también me gustan los proyectos en los que estoy implicada en todo el proceso, empezando desde cero con un producto nuevo y adaptando la traducción hasta que se finaliza el producto. Llevo ya un tiempo trabajando en las traducciones de software de teléfonos móviles y fue muy divertido, ya que tuve que empezar desde cero, en lugar de adaptar una traducción existente.

¿Cuáles son las traducciones que menos te gustan?

Como traductora en plantilla, a veces tenemos que hacer pequeñas actualizaciones de las traducciones entregadas. Por ejemplo, hemos traducido un manual hace tiempo y ahora el producto tiene una nueva función, por lo que sólo hay que añadir dos o tres frases al manual. Eso y revisar traducciones hechas por otros son las cosas menos divertidas.

¿Cuál es la traducción más rara/divertida con la que te has enfrentado?

La más divertida fue una de un juego en el que tenías que matar zombis. Como teníamos que conocer bien el producto para poder dar la mejor traducción posible, tuvimos que jugar bastante a ese juego 🙂.

Gracias por contarnos tu experiencia, Jenny. En nuestra próxima entrevista hablaremos con una de nuestras gestoras de proyecto en Holanda.

Entrevistas, Jensen Localization, Traducción

Deja un comentario